14 Bienal | Abraham Cruzvillegas – Tautología sin título | Galería Macchina



Año: 2019
Duración: 8:57


Espero poder comunicar mi propuesta de manera cabal, que tenga sentido, no solamente en términos conceptuales y formales, sino también presupuestales, que imagino deben ser limitados.

En este sentido, intentando ser coherente con mi propio discurso y con mi propuesta en general, comenzando por decir, que normalmente trato de construir mis proyectos a partir de la posibilidad de usar recursos mínimos o nulos —monetariamente hablando— pero tratando de hacerse de la mayor cantidad de capital humano.

También, y sobre todo en los proyectos que he realizado en los últimos años, los proyectos que he presentado en distintos lugares, apelan, más que a la presentación de objetos hechos por mí, a la participación de comunidades locales, que incluiría artistas, intelectuales, científicos, académicos, estudiantes, obreros, campesinos y voluntarios en general.

En general son proyectos que parten de la elaboración in situ —por parte del personal de la institución convocante, en este caso la galería, en combinación con la bienal— de un conjunto de cuerpos escultóricos, usando materiales locales, idealmente de reciclaje, ya sea de exposiciones previas y otros, encontrados en las bodegas y etc de la galería, u otros objetos encontrados, procedentes de búsquedas ad hoc, o donaciones de particulares (muebles en desuso principalmente, excluyendo plástico, aluminio, drywall)

La elaboración de esos cuerpos sucede a partir de un conjunto de bocetos que yo les haría llegar, mismos que he usado para exposiciones en Zúrich y Austin, y que ahora usaré en Aspen y Miami. Normalmente la idea es que los dibujos sean interpretados libremente, tanto en sus proporciones, en la selección y uso de materiales, de tal manera que mi participación se reduzca a la elaboración y envío de los bocetos.

Esta primera parte, que requiere de un trabajo organizativo y artesanal intenso, apela a la posibilidad desde mi parte de no tomar decisiones, de tal forma que, cuando se inaugura la exposición, yo, como el público en general, se encuentra con un grupo de obras desconocidos hasta ese momento. Esta posibilidad abre un ejercicio de apropiación real, en su sentido interpretativo más estricto, sin control ni regulación de mi parte, excluyendo de manera definitiva cualquier posibilidad de de error.

La segunda parte, que involucra un trabajo completamente distinto y que normalmente se llama gestión, implica la activación y uso del espacio en el que las esculturas se encuentran, por parte de grupos organizados de individuos de las comunidades locales mencionadas arriba.

En mi caso yo no percibo pago alguno, aparte de los gastos que representa mi transporte y hospedaje, principalmente para blindar los recursos y orientarlos a otros gastos, pero también porque estrictamente hablando, yo no hago nada.





14 Bienal | Abraham Cruzvillegas - Tautología sin título | Galería Macchina

Espero poder comunicar mi propuesta de manera cabal, que tenga sentido, no solamente en términos conceptuales y formales, sino también presupuestales, que im...